Miércoles 10 agosto 2022 12:43

Tras nuevas leyes, el Opus Dei ya no dependerá del Papa

Tras nuevas leyes, el Opus Dei ya no dependerá del Papa
Según expertos religiosos, el decreto papal, bajo el título Ad charisma tuendum (Para tutelar el carisma), apunta a “restarle poder e independencia” a la poderosa organización dentro de la iglesia.

En la jornada de ayer, entró en vigor una nueva normativa que quita independencia al Opus Dei y degrada la figura de su líder, que ya no podrá ser nombrado obispo. La influyente organización católica es conocida en Europa y América Latina por sus posiciones conservadoras.

Con su nueva norma, el Papa Francisco ha degradado a su prelado, cargo que ocupa el líder del Opus Dei, que desde ahora en más, su líder ya no será distinguido como obispo. Además, el documento obliga al grupo vinculado a sectores conservadores de la Iglesia, a presentar, cada año, al Dicasterio para el Clero un informe sobre el estado de la Prelatura y sobre el desarrollo de su labor apostólica, desde ahora queda atrás el formato quinquenal como se venía haciendo.


 

Foto-Ilustrativa

El religioso argentino, desde que asumió el papado, se ha comprometido a reformar la Curia Romana, el gobierno central de la iglesia, pese a la serie de escándalos, aprobó varias medidas para “modernizar y garantizar mayor transparencia dentro de la institución”.

"Cuarenta años después, Francisco busca acabar con una estructura excesivamente jerárquica y ‘rescatar’ los valores carismáticos de una institución marcada por las luchas de poder y la singularidad, que la hace única (por el momento), en el mundo", según dijo Jesús Bastante.

El Opus Dei está presente en más de 60 países y lo integran unos 90.000 miembros laicos, entre ellos personalidades políticas o empresariales, y más de 2.000 sacerdotes sobre todo en Europa y América Latina. 

El grupo es considerado por los detractores como una especie de secta secreta para manejar los hilos del poder dentro y fuera del Vaticano. La Organización se formó bajo el mandato de Juan Pablo II, quien le otorgó la prelatura personal, un verdadero privilegio, ya que la equiparó a una diócesis con todo el poder de decisión que eso significa. Sin duda la decisión del actual pontífice seguirá generando malestar entre los católicos.  
 

Dejanos un comentario